BELLOTA 100% IBERICO

EL REY DE LOS IBÉRICOS

Las bellotas son el fruto característico de las encinas, los árboles más prevalentes en la dehesa mediterránea. Este fruto es conocido por su alto porcentaje de ácidos grasos insaturados.

La grasa del cerdo de bellota tiene más del 55% de ácido oleico (monoinsaturado). Sólo el aceite de oliva tiene un contenido de ácido oleico superior. Es por ello que se conoce al cerdo de bellota 100% Ibérico como el “olivo con patas”, debido a sus beneficios similares a los aportados por el aceite de oliva.

Y ADEMÁS… ¡ECOLÓGICO!

En FERMÍN dedicamos una exclusiva parte de nuestra fabricación a productos procedentes de cerdos 100% Ibéricos de bellota ECOLÓGICOS, nacidos y criados en dehesas ecológicas con suelos libres de pesticidas y fertilizantes sintéticos.

Además, los animales son criados en condiciones de vida que acomodan sus comportamientos naturales, su alimentación se basa en cereales orgánicos certificados, nunca reciben antibióticos ni hormonas promotoras del crecimiento y tienen acceso constante al aire libre.

CEBO DE CAMPO 100% IBÉRICO

El cerdo 100% Ibérico tiene la exclusiva capacidad de almacenar ácidos grasos que se infiltran en su tejido muscular, otorgando a sus productos una textura incomparable. Además, los cerdos con los que elaboramos nuestros productos de cebo de campo 100% Ibéricos se crían en libertad y se alimentan de cereales y otros recursos naturales.

CEBO y CEBO DE CAMPO IBÉRICO 50% RAZA IBÉRICA

La textura y aroma de los productos Ibéricos FERMÍN son el resultado de un lento proceso de curación en un entorno único. Los productos de cebo 50% raza Ibérica se obtiene como resultado del cruce de un cerdo 100% Ibérico y un cerdo 100% Duroc con una dieta basada en cereales. De esta forma obtenemos un producto más asequible y con un menor contenido graso.

La única diferencia entre el cebo y el cebo de campo es que el segundo goza de libertad durante toda su vida, mientras que el primero se cría de forma intensiva.

JAMÓN SERRANO "FERMÍN"

La ETG del Serrano establece que los jamones serranos deben tener una curación mínima de 7 meses. Los nuestros, sin embargo, se curan en secaderos naturales donde las condiciones climatológicas determinan el periodo de curación.

Así, los jamones serranos Fermín tienen una curación mínima de 15 meses. Este proceso de maduración más largo da al producto unas características organolépticas mucho más apreciadas.

El origen de los cerdos blancos que utilizamos es puramente español y se trata de cerdos muy grasos y de más edad, lo que se traduce en un producto con un gran veteado y un tono rosáceo.

Por todo esto, y ya que Fermín cumple con sus propios estándares de calidad, hemos decidido llamar a nuestro jamón serrano “Jamón Fermín”.

CARNE FRESCA IBÉRICA

Bocados que se deshacen en tu boca

Más allá del mundialmente reconocido jamón Ibérico y de los otros productos curados, el cerdo ibérico es un mundo de experiencias y sabores. Por ello, en FERMÍN te ofrecemos también todos los cortes que puedas imaginar. Desde los ya conocidos lomo, solomillo, costilla… hasta aquellos que aún te quedan por descubrir como el lagarto, la lágrima…

Bocados de auténtica exquisitez que se desharán en tu boca.