Encarna, una madrileña enamorada de la Sierra