Colgar los jamones: ¿tradición o necesidad?