Al pan, pan… y a los vinos ¡jamón!