info@embutidosfermin.com +34 923 415 135
lomo ibérico FERMÍN
octubre 11, 2017

Cuando no hay lomo de todo como

Escrito por:Embutidos Fermín el11 octubre, 2017

Todos hemos oído eso de que“del cerdo ibérico se aprovechan hasta los andares”. De entre todas sus partes, hoy queremos dedicarle un merecido lugar al lomo ibérico, pieza que como podréis comprobar a continuación, se puede consumir y disfrutar de diversas formas.

Lomo ibérico: características

El lomo es una pieza de carne alargada que se encuentra situada junto al espinazo y bajo las costillas del cerdo, o lo que es lo mismo, en la zona lumbar. Si esta pieza cuenta con los huesos del espinazo, ya no se denomina cinta de lomo, sino chuletero. ¡Aclarado queda!

Para degustar un lomo ibérico, tenemos dos formas de hacerlo. Por un lado está el lomo fresco, del que más adelante os ofreceremos alguna receta. Por otro lado, y quizá la forma más habitual es consumirlo curado, cortado en finas rodajas que permite apreciar su veteado y ese ligero sabor a pimentón.

Se trata de un alimento que posee un alto contenido en proteínas si lo relacionamos con la cantidad de grasa. Aunque depende mucho del tipo de lomo, ya sea embuchado, es decir el que procede de cerdos blancos, el ibérico de cebo, el de cebo de campo y el ibérico de bellota. Así por ejemplo, del ibérico de cebo, por cada 100 gramos, obtenemos 31 de proteinas y 16 de grasas. Por esta razón, es una carne muy recomendada e ideal en dietas equilibradas.

Pero vayamos a lo que de verdad nos interesa

¿Cómo consumirlo?

El lomo ibérico ofrece una gran versatilidad a la hora de cocinarlo, pero empecemos hablando del fresco.

El lomo fresco adobado es un plato característico de nuestra gastronomía. Se consigue mezclando la pieza de lomo con ajo, sal, orégano y pimentón, lo que le da ese característico color rojo-anaranjado. La mejor forma de preciar todo su sabor es haciéndolo a la plancha, pero es indiscutible que en bocadillo es una auténtica delicia.

Otra elaboración muy “nuestra” es el lomo de orza. Su origen viene de la conservación de la carne tras la matanza. El lomo ibérico se trocea y se guarda en orzas -vasijas de barro-  envuelto en aceite de oliva o en su propia grasa.

En cualquier caso, el lomo acepta todo tipo de elaboraciones, desde la plancha al horno y  por supuesto todo tipo de acompañamientos, verduras y salsas.

Y vosotros, ¿cómo disfrutáis del lomo Ibérico?

Comentarios

Nuestros Productos

Una variedad de productos serranos de primera calidad a tu alcance, con un cuidadoso proceso de curación y un resultado envidiable por su textura y sabor.

Disponibles para llevártelos de nuestra tienda online

Desarrollado por Grupo Idimad. Especialistas en Marketing Digital 360.
© Embutidos Fermín, 2015