info@embutidosfermin.com +34 923 415 135
jamon en verano FERMIN
julio 19, 2017

¿Cómo disfrutar del jamón ibérico en verano?

Escrito por:Embutidos Fermín el19 julio, 2017

El jamón ibérico es un manjar todo el año. Sin embargo, tanto en su elaboración como en su consumo la temperatura juega un papel clave que debemos tener en cuenta.

Degustarlo demasiado frío o demasiado caliente, hace que se pierda parte del sabor y muchos de sus matices, ya que su grasa, pieza fundamental en el sabor y la textura, no está en su punto ideal.

¿Debemos olvidarnos de comer jamón en verano? Ni mucho menos. Lo importante es conservar adecuadamente la pieza.

¿Cómo conservar el jamón ibérico en verano?

La temperatura ideal de consumo está entre los 22 y los 25 °C, pero como no es cuestión de andar midiendo la temperatura de cada habitación, digamos que lo ideal es guardarlo en un lugar fresco y seco. El jamón deberá de estar a una temperatura baja para que no pierda propiedades organolépticas, así como protegerlo para que aunque ésta sea alta, no afecte a su calidad.

Por todo ello, en FERMÍN os recomendamos:

– Guardar el jamón en un lugar fresco, a ser posible, que no le de directamente el sol. Procurar que se mantenga a la temperatura que hemos señalado y así podréis degustarlo en su punto ideal.

Evitar la desecación. El jamón es un alimento seco, pero el calor hace que se deshidrate todavía más. Debemos protegerlo para evitar que pierda más humedad y que la grasa no se funda tanto que, al final, desaparezca. Para eso, cubrid la parte cortada con el tocino de la corteza que hayáis retirado.

¿Y a la hora de comerlo?

Estamos habituados a ver los jamones con la pezuña para arriba, es decir, empezados por la zona de la maza. Este es el proceso normal si el jamón va a ser consumido de forma rápida (2 o 3 semanas), en un restaurante o un evento.

Cuando nosotros lo vayamos a abrir en nuestra casa, es preferible empezarlo por la zona más estrecha, es decir, por la babilla (con la pezuña hacia abajo). Esta zona tiene menos grasa y está más curada, por lo que será la primera en endurecerse. Aparte de eso, es preciso evitar la desecación de las lonchas por lo que aconsejamos, siempre que sea posible, cortar y servir la cantidad imprescindible, de esta manera las lonchas no pasarán mucho tiempo esperando en el plato y perdiendo humedad con el calor. Aunque, desde luego, esta es una variante que dependerá del hambre y de las ganas que tengan los comensales de degustar un jamón ibérico.

Por lo tanto, en verano, no os privéis de degustar un jamón ibérico en las más óptimas condiciones, simplemente ¡mimadlo!

Comentarios

Nuestros Productos

Una variedad de productos serranos de primera calidad a tu alcance, con un cuidadoso proceso de curación y un resultado envidiable por su textura y sabor.

Disponibles para llevártelos de nuestra tienda online

Desarrollado por Grupo Idimad. Especialistas en Marketing Digital 360.
© Embutidos Fermín, 2015